El desafio

El 30 de diciembre de 2009, yo me encontraba junto a un monumento celta, pensando en la década que estaba a punto de terminar. Me preguntaba hasta qué punto la realidad virtual habrí­a sustituido el placer de la aventura.

En este momento, me acordé de la búsqueda de mi espada en el camino que me habí­a cambiado la vida, y de lo importante que dicha peregrinación habí­a sido para que yo me convirtiera en la persona que siempre habí­a querido ser, pasando a vivir mi leyenda personal. Habí­a llegado el momento de proponerle a alguien el mismo desafí­o, y eso es lo que estoy haciendo en estos momentos: peregrino, peregrina, ve en busca de la espada.

Empiecen cuando deseen. No sé cuántos escucharán esta llamada. Tal vez muchos, tal vez nadie. De todas formas, la espada – que no es la mia de “El Peregrino de Compostela”, y si un regalo que me hizo un amigo cuando cumplí­ sesenta años – estará esperando en cierto pesebre hasta el 31 de diciembre de 2010. La espada presenta unas marcas caracterí­sticas, de manera que sólo el Guardián o yo mismo podremos identificarla.

En el caso de que nadie cumpla las doce tareas, en los primeros dí­as de 2011 el premio en metálico que se menciona más abajo se entregará al Instituto Paulo Coelho, y se donará inmediatamente a la obra social del Lar Paulo de Tarso, en Rí­o de Janeiro, Brasil.

En el caso de que alguien encuentre la espada, también se realizará una donación por un valor equivalente al del premio, en la fecha en que el vencedor o vencedora reciba su parte. Para encontrarla, es necesario leer cuatro de mis libros: El Peregrino de Compostela (Diario de un mago), A orillas del rí­o Piedra me senté y lloré, Brida, y El demonio y la Sta. Prym. De esa manera, el peregrino caminará por los lugares por donde yo anduve; los lugares que cambiaron mi vida.

Aunque no sea difí­cil conseguir en internet las informaciones sobre las doce etapas, elaboré el enigma de manera que el peregrino o peregrina deba sacar fotos en los lugares señalados.

Es decir, el viaje es inevitable.

Calculo que habrá que recorrer aproximadamente 1.500 kilómetros, lo que podrá hacerse en automóvil o en algún transporte público. Es imposible saber cuántos dí­as harán falta, pues hay personas reales con las que es necesario contactar, y es posible que estas personas no se encuentren en el lugar indicado – lo que conllevarí­a esperarlas.

Y, por supuesto, tan sólo habrá un vencedor o vencedora, que recibirá, además de la espada y de las experiencias de la aventura, un premio de 10.000 dólares.

Pero todos los que se embarquen en esta empresa acabarán ganando unas vivencias inolvidables.

Cabrá al vencedor o vencedora el pago de los impuestos correspondientes sobre el premio en dinero.

Para cualquier eventualidad, podrá usarse la siguiente dirección de correo electrónico: [email protected] Al decir “cualquier eventualidad” me refiero al hecho de que alguna de las personas mencionadas en las tareas haya cambiado de lugar. En este caso, la tarea será alterada, y se publicará una actualización en la página. No se responderá a los mensajes que se reciban.

En el caso de que alguien encuentre la espada, la noticia será publicada aquí­ inmediatamente, con la foto del ganador o ganadora.

Como decí­a el poeta Antonio Machado: “Caminante, no hay camino / se hace camino al andar”.

HAZ CLIC abajo en “El Enigma” y buen viaje.

El ENIGMA

UPDATE 18/01 entre el 19/01 hasta el 05/02, la persona mencionada en la quinta prueba no estará alli. Puedes seguir adelante y volver despues para la fot.

UPDATE 07/02 la prueba tiene su vencedor, que llego cerca de 18:00 hs. Manana ponemos los detalles en el Enigma