Instantes

_____________________________________________

Si pudiera vivir nuevamente mi vida, tratarí­a de cometer más errores.
No intentarí­a ser tan perfecto, me relajarí­a más.

Serí­a más tonto de lo que he sido,de hecho tomarí­a muy pocas cosas con seriedad.
Correrí­a más riesgos, harí­a más viajes,
contemplarí­a más atardeceres, subirí­a más montañas, nadarí­a más rí­os.

Irí­a a más lugares adonde nunca he ido, comerí­a más helados y menos habas,
tendrí­a más problemas reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolí­ficamente cada minuto de su vida;
claro que tuve momentos de alegrí­a.
Pero si pudiera volver atrás tratarí­a de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca iban a ninguna parte sin un termómetro,
una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaí­das;
si pudiera volver a vivir, viajarí­a más liviano.

Si pudiera volver a vivir comenzarí­a a andar descalzo a principios de la primavera
y seguirí­a descalzo hasta concluir el otoño.
Darí­a más vueltas en calesita, contemplarí­a más amaneceres,
y jugarí­a con más niños, si tuviera otra vez vida por delante.

Pero ya ven, estoy viejo
y no creo que los jovenes me escuchen

(Poema atribuido a Borges, pero cuyo real autor serí­a Don Herold o Nadine Stair.)

Comments

  1. rafael Iglesias says:

    Me alegramucho,que exista alguien con esa,manera de vivirla vida pues yo pensaba,que el loco era yo,pero por fin alguien simpatiza con mi modo de vivi oigan esa refleccion y apliquela ,asus vidas pero sin exesos.

  2. Enoc says:

    Recuerdas cuando jugar a “los corretados” era lo que mas asiabas?, o cuando andabas trpando en los árboles y riéndote a carcajadas con tus amigos de cosas sin sentido, ¡Que relajada era la vida!, el simple juego de las escondidas o por las noches platicar cuentos de horror que no eran mas que historias inventadas por niños de la misma edad pero que, te encataba escuchar. No se diga de cuando llegabamos al mar o a un rí­o y emezábamos a juagar asta cansarnos, el dinero, la vanidad y lsa cuestiones terrenalas salí­an sobrando, sólo importaba el divertirte y pasarla bien.

  3. fernando says:

    Esta reflexion me hace pensar que el problema que tenemos es que dejamos de ser ninos y dejamos de admirar las pequenas cosas,y en la misma proporcion nuestros problemas se agrandan.Nos vamos llenando de compromisos y nos damos muy poco tiempo para nosotros mismos,sin darnos cuenta que la vida se nos esta pasando,y no admiramos las cosas simples como cuando eramos pequenos que nos asombrabamos con cosas tan insignificantes, perdimos el poder de asombrarnos de la belleza de la naturaleza.