20 SEG lectura: Por qué contar historias


Illustration by Ken Crane

El gran rabino Israel Shem Tov, cuando veí­a que los habitantes de su pueblo estaban siendo maltratados, se iba al bosque, encendí­a un fuego sagrado y hací­a un rezo especial, pidiendo a Dios que protegiese a su pueblo.
Y Dios enviaba un milagro.

Más tarde, su discí­pulo Maggid de Mezritch, siguiendo los pasos del maestro, iba al mismo lugar del bosque y decí­a:
“Maestro del Universo, yo no sé cómo encender el fuego sagrado, pero aún sé la plegaria especial, ¡escúchame, por favor!”
Y el milagro se producí­a.

Una generación se sucedió y el rabino Moshe Leib de Sasov, cuando escuchaba las amenazas de guerra, se iba al bosque diciendo,
“Yo no sé encender el fuego sagrado, ni conozco la plegaria especial, pero aún me acuerdo del lugar. ¡Ayúdanos, Señor!”
Y el Señor ayudaba.

Cincuenta años después, el rabino Israel de Rizhin, en su silla de ruedas, hablaba con Dios:
“No sé encender el fuego sagrado, no conozco la oración y no consigo siquiera encontrar el lugar en el bosque. Todo lo que puedo hacer es contar esta historia, esperando que Dios me escuche”.
Y contar la historia fue suficiente para que el peligro se alejara.

Cuente una história. Dios está escuchando, y te ayudará a mejorar el mundo.