Te perdono porque te amo y no me amas

EM PORTUGUES AQUI: Oração do Perdão
IN ENGLISH HERE: Prayer of Forgiveness (ALEPH)


Hilal and I, 2006

extracto del libro ALEPH

– Recuerdas el Aleph. Recuerdas lo que sentías en ese momento. Las explicaciones y las respuestas no serán suficientes. Confundirán aún más lo que ya es bastante complejo. Simplemente perdóname.

– No sé por qué tengo que perdonar al hombre que amo.

Hilal busca inspiración en las paredes de oro, las columnas, la gente que viene a esta hora de la mañana, las llamas de las velas encendidas.
– Perdono a la chica que fuí, no porque quiera ser una santa, sino porque no quiero soportar este odio. Este odio pesado.

Esto no era lo que yo esperaba.
– No puedes perdonar a todos y todo, pero perdóname.
– Perdono todo y a todos. Te perdono porque te amo y no me amas. Te perdono porque me rechazas y pierdo mi poder.

Ella cierra los ojos y levanta sus manos hacia el techo.

– Estoy liberado del odio por medio del perdón y el amor. Entiendo que el sufrimiento, cuando no puede ser evitado, me ayuda a avanzar hacia la gloria.

Hilal habla en voz baja, pero la acústica de la iglesia es tan perfecta que todo lo que dice parece hacer eco a lo largo de las cuatro esquinas. Pero mi experiencia me dice que está canalizando el espíritu de un niño.

Las lágrimas que derramé, yo perdono.
El sufrimiento y las decepciones, yo perdono.
Las traiciones y mentiras, yo perdono.
Las calumnias y las intrigas, yo perdono.
El odio y la persecución, yo perdono.
Los golpes que me dieron, yo perdono.
Los sueños rotos, yo perdono.
Las esperanzas muertas, yo perdono.
El desamor y la envidia, yo perdono.
La indiferencia y la mala voluntad, yo perdono.
La injusticia en el nombre de la justicia, yo perdono.
La ira y el maltrato, yo perdono.
El abandono y el olvido, yo perdono.
El mundo con toda su maldad, yo perdono.

Ella baja los brazos, abre los ojos y coloca sus manos en su rostro.
Me acerco a besarla, pero ella hace una señal con las manos.
– No he terminado todavía.
Ella cierra sus ojos y mira hacia arriba.

La pena y el resentimiento, los sustituyo con comprensión y entendimiento.
La rebeldía, la sustituyo con la música que sale de mi violín.
El dolor lo sustituyo con olvido.
La venganza, la sustituyo con victoria.

Seré capaz de amar por encima del desamor.
Dar incluso cuando estoy despojada de todo.
Trabajar feliz incluso cuando estoy en medio de todos los obstáculos.
Secar las lágrimas, incluso cuando aún estoy llorando.
Creer incluso cuando estoy desacreditada.

Ella abre los ojos, pone sus manos sobre mi cabeza y dice con la autoridad que viene de arriba:

– Hágase tu voluntad. Hágase tu voluntad.

__________________________________

ALEPH ESTá PUBLICADO EN MEXICO, ESPANA Y TODOS LOS PAÍSES DE LATINOAMERICA, CENTROAMERICA
__________________________________
 
 

(traduccion: Karem Molina )

Comments

  1. Ruth says:

    Wow! La foto es de Hilala! Que afortunada ella!

  2. Jimena says:

    Sin palabras….

  3. anel says:

    Muy buena reflección y si es muy dificil perdonar,pero hay que empesar a perdonarnos a nosotros mismos para haci poder perdonar a todo lo que nos rodea :-) ……..

  4. ivon says:

    es dificil perdonar cuanto te han herido tanto
    pero el tiempo es nuentro mejor aliado

  5. maria acosta says:

    creo que el perdonar nos hace grandes ,por que si poemos perdonar somos capaces de amar y eso es de dios

  6. Olga says:

    Mi mamá me decía que todos estamos llamados a ser santos y que todos podemos ser santos, no sólo los que están en los altares y yo le creí. Cuando nació, su mamá la abandonó dejándola con las tías y se fue a otro país. No puedo imaginarme lo que es que tu propia madre decida no estar ahí para vos. Sólo sé quién fue mi madre.

  7. Olga says:

    Esa foto me recuerda adiviná qué… una visión. Era un muchacho con una pinta de reggaetonero, de esos rapados o de actor de Hollywood de películas de carreras clandestinas, más bien éste último; ví su físico y sentí su espíritu pero no vi sus ojos que creí vivos pero cuando lo encontré no era así. Estaba muerto para mí, pero si lo hubiera sabido no habría ido de cacería. De todos modos ahora él no significa nada para mí, más cuando dejó de inyectarse esteroides…

  8. maria says:

    en verdad deberiamos detenernos a pensar en todo eso cuando vamos viajando por esta vida!!! gracias por todos estos momentos que nos brindas paulo al escribir cada palabra si lugar a duda siempre cambias nuestra forma de ver la vida

  9. Lily says:

    Que encantador. No tengo palabras.
    Es justo lo que siento y lo que debo hacer.
    Lo perdono todo y a todas las personas. Que amoroso es nuestro Dios.

  10. Empié says:

    Cuando se resiste, un día todo lo negativo que ocurre en nuestro interior pasa. Supongo que el dolor nos eleva si lo resistimos, y en ese plano no entra el mal, al contrario, se olvida lo malo y todo empieza a brillar, ese día tu mundo empieza a cambiar.

    Un saludo, gracias por recordarnos y enseñarnos estas cosas tan bonitas, ojala todos los mensajes que se transmiten al mundo fueran así, el mundo cambiaría para bien.

    Gracias por todo.

  11. Almudena says:

    Hace unos días terminé de leer Aleph y me ha parecido un libro maravilloso con el que me he identificado, pues en alguna ocasión de mi vida he podido experimentar estas sensaciones. Espero que pronto tengamos el gusto de disfrutar de una nueva novela. Un abrazo lleno de suerte desde Madrid. =)

  12. Realmente viajé através de su hermosa historia Aleph.

  13. nora irazabal says:

    El perdonar…te hace grande y te permite ser feliz en tu mundo interior…..es
    como si te quitaras un peso de encima…….Gracias Paolo… por tan sabias reflexiones…..