Dos Bendiciones Celtas

En el momento en que mi ciudad sufre con el asesinato de niños en una escuela, en el momento en que nos damos cuenta que un sólo demente es capaz de esparcir tanta tristeza alrededor, encontré estas dos bendiciones antiguas en un libro de mi biblioteca. Y quiero compartirlas con ustedes:

Una Oración Celta

Que Dios nos dé
Para cada tormenta, un arco iris
Para cada lágrima, una sonrisa
Para cada acto de ternura, una promesa
Y una bendición en cada momento difí­cil.
Que siempre tengamos un amigo fiel
para compartir nuestros problemas.
Y que cada oración siempre sea escuchada y respondida.

Una antigua bendición celta

Que la carretera enseñe el mejor camino
Que el viento sople siempre a tu espalda
Que el sol ilumine tu rostro
Que la lluvia fertilice tu campo
Y hasta que nos encontremos de nuevo
Que Dios te guarde en la palma de la mano.