¿Por qué no doy entrevistas?

EM PORTUGUES AQUI: Por que não dou entrevistas?
_____________

Como ya deben haber notado, hace tiempo no doy entrevistas cuando publico un nuevo libro. Y esto no se debe, de ninguna manera, a una actitud arrogante o de irrespeto a los periodistas. Junto con las librerías y los lectores, ellos colaboraron mucho para mi éxito.

Entonces por qué decidí parar con las entrevistas -excepto para algunos amigos, con los que tengo lazos de gratitud.

Existen varias razones para esto:

1] Las comunidades sociales hoy me permiten llegar directamente a los lectores, y decirles: “aquí está mi nuevo título, léanlo y recomiéndenlo, si quieren”. Por lo tanto, la idea de promocionar un libro a través de los medios de comunicación termina siendo redundante.

2] Siempre luché contra la idea de tener que explicar lo que escribo. Creo que el texto es lo suficientemente claro.

3] Los cuadernos de cultura, que florecieron en mi época, terminaron acabando.

4] Por ello, surgen preguntas que no tengo paciencia para responder, como “Explique su éxito” o “qué hace con su dinero.” Nada que esté relacionado al proceso creativo en sí.

Esto de ninguna manera quiere decir que NUNCA dé entrevistas. Cuando veo un asunto del que juzgo importante opinar -como, por ejemplo, defender el contenido libre en Internet-, estoy siempre accesible (Paulo Coelho se auto-piratea)

Lo mismo ocurre cuando se trata de promover autores que juzgo relevantes -como Khalil Gibran o Malba Tahan, que iluminaron mi juventud.

Jamás me afano por hacer que mi palabra sea oída cuando veo alguna barbaridad en el terreno político o cultural. Sólo para que tengan una idea, medio billón de personas en todo el mundo leyeron mi texto contra la guerra en Irak y el presidente Bush. (aqui: Mil gracias, Presidente Bush )

Otro ejemplo: cuando Tony Blair fue invitado a ser “consultor” para los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro, de inmediato me manifesté, y conseguí impedir su presencia. (Lea aquí)

Espero que me entiendan. No voy a callarme cuando tenga que hablar alto y en buen tono.
Por lo demás, lo que tengo que decir hoy en día está en mis libros o en las comunidades sociales, que administro personalmente.

10 SEC READ: the warrior decides

The warrior decides

The Warrior of Light holds the sword in his hands. He is the one who decides what he is going to do, and what he will not do in any circumstances. There are moments when life leads him to a crisis: he is forced to divorce himself from things he has always loved.
Then the Warrior reflects. He assesses whether he is fulfilling God’s will or if he is acting through egoism. If separation is really the path he must follow, he accepts it without complaining.
However, if this separation is provoked by the perversity of others, then he is implacable in his answer.
The Warrior knows when to hit and when to forgive. He knows how to use both with equal skill.

in “Warrior of Light: a manual”

___________________________________________

O guerreiro decide

O guerreiro da luz tem a espada em suas mãos. É ele quem decide o que vai fazer, e o que não fará em circunstância nenhuma. Há momentos em que a vida o conduz para uma crise: ele é forçado a separar-se de coisas que sempre amou.
Então o guerreiro reflete. Verifica se está cumprindo a vontade de Deus, ou se age por egoísmo. Caso a separação esteja mesmo no seu caminho, ele aceita sem reclamações.
Se, entretanto, tal separação for provocada pela perversidade alheia, ele é implacável em sua resposta.
O guerreiro possui a arte do golpe, e a arte do perdão. Sabe usar as duas com a mesma habilidade.

de “O manual do guerreiro da luz”

___________________________________________

El guerrero decide

El guerrero de la luz tiene la espada en sus manos. Él es el que decide lo que va a hacer, y lo que no haría bajo ningún concepto. Hay momentos en los que la vida lo pone frente a una situación crítica: los casos en los que se ve forzado a separarse de algo que siempre ha amado.
Entonces el guerrero reflexiona. Verifica si está cumpliendo la voluntad de Dios, o si es el egoísmo lo que lo mueve. Si la separación efectivamente forma parte de su camino, la acepta sin ninguna queja.
Pero si esa separación se debe a la perversidad ajena, su respuesta es implacable.
El guerrero domina el arte del golpe, y el arte del perdón. Sabe cómo aplicar cualquiera de las dos con la misma habilidad.

en “Manual del guerrero de la luz”