¿Por qué no doy entrevistas?

EM PORTUGUES AQUI: Por que não dou entrevistas?
_____________

Como ya deben haber notado, hace tiempo no doy entrevistas cuando publico un nuevo libro. Y esto no se debe, de ninguna manera, a una actitud arrogante o de irrespeto a los periodistas. Junto con las librerías y los lectores, ellos colaboraron mucho para mi éxito.

Entonces por qué decidí parar con las entrevistas -excepto para algunos amigos, con los que tengo lazos de gratitud.

Existen varias razones para esto:

1] Las comunidades sociales hoy me permiten llegar directamente a los lectores, y decirles: “aquí está mi nuevo título, léanlo y recomiéndenlo, si quieren”. Por lo tanto, la idea de promocionar un libro a través de los medios de comunicación termina siendo redundante.

2] Siempre luché contra la idea de tener que explicar lo que escribo. Creo que el texto es lo suficientemente claro.

3] Los cuadernos de cultura, que florecieron en mi época, terminaron acabando.

4] Por ello, surgen preguntas que no tengo paciencia para responder, como “Explique su éxito” o “qué hace con su dinero.” Nada que esté relacionado al proceso creativo en sí.

Esto de ninguna manera quiere decir que NUNCA dé entrevistas. Cuando veo un asunto del que juzgo importante opinar -como, por ejemplo, defender el contenido libre en Internet-, estoy siempre accesible (Paulo Coelho se auto-piratea)

Lo mismo ocurre cuando se trata de promover autores que juzgo relevantes -como Khalil Gibran o Malba Tahan, que iluminaron mi juventud.

Jamás me afano por hacer que mi palabra sea oída cuando veo alguna barbaridad en el terreno político o cultural. Sólo para que tengan una idea, medio billón de personas en todo el mundo leyeron mi texto contra la guerra en Irak y el presidente Bush. (aqui: Mil gracias, Presidente Bush )

Otro ejemplo: cuando Tony Blair fue invitado a ser “consultor” para los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro, de inmediato me manifesté, y conseguí impedir su presencia. (Lea aquí)

Espero que me entiendan. No voy a callarme cuando tenga que hablar alto y en buen tono.
Por lo demás, lo que tengo que decir hoy en día está en mis libros o en las comunidades sociales, que administro personalmente.