Y mañana, cuando salga el sol, bastará sólo con repetirse a sí­ mismo:

Voy a mirar este dí­a como si fuera el primero de mi vida.
Veré a las personas de mi familia con sorpresa y asombro, alegre por descubrir que están a mi lado, compartiendo en silencio algo llamado amor, muy mencionado, poco entendido.

Pediré acompañar a la primera caravana que aparezca en el horizonte, sin preguntar hacia dónde está yendo. Y dejaré de seguirla cuando algo interesante me llame la atención.
Pasaré ante un mendigo que me pedirá una limosna. Quizás se la dé, quizás piense que se la gastará en bebida y siga adelante, escuchando sus insultos y entendiendo que ésa es su forma de comunicarse conmigo.

Pasaré ante alguien que está intentando destruir un puente. Quizás intente impedirlo, quizás entenderé que lo hace porque no tiene a nadie que le espere del otro lado, y de esa manera procura espantar su propia soledad.
Miraré a todo y a todos como si fuera la primera vez, principalmente las pequeñas cosas, a las cuales me habitué, olvidando la magia que las rodea. Las dunas del desierto, por ejemplo, que se mueven con una energí­a que no comprendo, porque no consigo percibir el viento.

En el pergamino que siempre cargo conmigo, en vez de anotar cosas que no puedo olvidar, escribiré un poema. Aunque jamás lo haya hecho y aunque nunca más lo vuelva a hacer, sabré que tuve el valor de poner mis sentimientos en palabras.
Cuando llegue a un poblado que ya conozca, entraré por un camino distinto. Estaré sonriendo, y los habitantes del lugar comentarán entre sí­: “Está loco, porque la guerra y la destrucción volvieron la tierra estéril”.

Pero yo seguiré sonriendo, porque me agrada la idea de que piensen que estoy loco. Mi sonrisa es mi forma de decir: “Pueden acabar con mi cuerpo, pero no pueden destruir mi alma”.
Esta noche, antes de partir, me dedicaré a un montón de cosas que nunca tuve la paciencia de poner en orden. Y acabaré descubriendo que ahí­ está un poco de mi historia. Todas las cartas, todas las notas, recortes y recibos cobrarán vida propia y tendrán historias curiosas, del pasado y del futuro, que contarme. Tantas cosas en el mundo, tantos caminos recorridos, tantas entradas y salidas en mi vida.

Me voy a poner una camisa que suelo usar siempre y, por primera vez, prestaré atención a la forma en que fue cosida. Imaginaré las manos que terciaron el algodón, y el rí­o en donde nacieron las fibras de la planta. Entenderé que todas esas cosas, ahora invisibles, forman parte de la historia de mi camisa.
Y aun las cosas a las cuales estoy habituado, como los zapatos que se transformaron en una extensión de mis pies después de mucho usarlos, se revestirán del misterio del descubrimiento. Como camino en dirección al futuro, él me ayudará con las marcas que quedaron cada vez que tropecé en el pasado.
Que todo lo que toque mi mano, vean mis ojos y pruebe mi boca sea diferente, aun cuando siga igual. Así­, todas las cosas dejarán de ser naturaleza muerta y me explicarán por qué han estado conmigo tanto tiempo, y manifestarán el milagro del rencuentro con emociones que ya habí­an sido desgastadas por la rutina.

Probaré el té que nunca bebí­ porque me dijeron que era malo. Pasaré por una calle que nunca pisé porque me dijeron que no tení­a nada interesante. Y descubriré si quiero volver ahí­.
Quiero mirar el sol por primera vez, si mañana hiciera sol.

Quiero mirar hacia dónde caminan las nubes, si el tiempo estuviera nublado. Siempre creo que no tengo tiempo para eso o no le presto la suficiente atención. Pues bien, mañana me concentraré en el camino de las nubes o en los rayos del sol y en las sombras que provocan.
Encima de mi cabeza existe un cielo con respecto al cual la humanidad entera, a lo largo de miles de años de observación, tejió una serie de explicaciones razonables.

Pues me olvidaré de todas las cosas que aprendí­ sobre las estrellas, y ellas se transformarán de nuevo en ángeles, o en niños, o en cualquier cosa en la que tenga ganas de creer en ese momento.
El tiempo y la vida me dieron muchas explicaciones lógicas para todo, pero mi alma se alimenta de misterios. Yo necesito el misterio, ver en el trueno la voz de un dios embravecido, aunque muchos consideren que eso es una herejí­a.
Quiero llenar de nuevo mi vida de fantasí­a, porque un dios embravecido es más curioso, aterrador e interesante que un fenómeno explicado por sabios.

Por primera vez sonreiré sin culpa, porque la alegrí­a no es un pecado.
Por primera vez evitaré todo lo que me hace sufrir, porque el sufrimiento no es una virtud.

No me quejaré de la vida diciendo: todo es igual, no puedo hacer nada por cambiar. Porque estoy viviendo este dí­a como si fuera el primero, y descubriré a lo largo de él cosas que jamás supe que estaban ahí­.
Aunque ya haya pasado por los mismos lugares incontables veces, y dicho “Buenos dí­as” a las mismas personas, hoy mis “Buenos dí­as” serán diferentes. No serán palabras educadas, sino una manera de bendecir a los demás, deseando que todos comprendan la importancia de estar vivos, aun cuando la tragedia nos ronda y nos amenaza.
Prestaré atención a la letra de la música que el rapsoda canta en la calle, aunque las personas no lo estén escuchando porque tienen el alma sofocada por el miedo. La música dice: “El amor reina, pero nadie sabe dónde está su trono / para conocer el lugar secreto, primero tengo que someterme a él”.
Y tendré el coraje de abrir la puerta del santuario que conduce hasta mi alma.

Que me mire a mí­ mismo como si fuera la primera vez que estuviera en contacto con mi cuerpo y con mi alma.
Que sea capaz de aceptarme como soy. Una persona que camina, que siente, que habla como cualquier otra, pero que, a pesar de sus faltas, tiene valor.
Que me admire de mis gestos más simples, como conversar con un desconocido. De mis emociones más frecuentes, como sentir la arena tocando mi rostro cuando sopla el viento que viene de Bagdad. De los momentos más tiernos, como contemplar a mi mujer durmiendo a mi lado e imaginar lo que está soñando.
Y si estuviera solo en la cama, llegaré hasta la ventana, miraré el cielo y tendré la certeza de que la soledad es una mentira: el Universo me acompaña.
Entonces habré vivido cada hora del dí­a como una sorpresa constante para mí­ mismo. Este Yo que no fue creado ni por mi padre, ni por mi madre, ni por mi escuela, sino por todo aquello que he vivido hasta hoy, que olvidé de repente y que estoy descubriendo de nuevo.

Y aunque éste sea mi último dí­a en la Tierra, aprovecharé al máximo todo lo que pueda, porque lo viviré con la inocencia de un niño, como si estuviera haciendo todo por primera vez.

(parte del libro EL MANUSCRITO ENCONTRADO EN ACCRA )

VIV

3 historias cortas: Fe, tiempo y sospecha

Sin parpadear

Durante una guerra civil en Corea, cierto general avanzaba implacablemente con sus tropas, tomando provincia tras provincia, y destruyendo todo lo que encontraba a su paso. El pueblo de una ciudad, al saber que el general se aproximaba -y habiendo oí­do historias de su crueldad- huyó a una montaña cercana.

Las tropas encontraron las casas vací­as. Después de mucho buscar, descubrieron a un monje zen que habí­a permanecido en el lugar. El general ordenó que viniese ante su presencia, pero el monje no obedeció.

Furioso, el general fue donde se encontraba el monje.

-¡Tú no debes de saber quién soy yo! -rugió-. ¡Yo soy quien puede atravesar tu pecho con mi espada, sin parpadear siquiera!

El maestro zen se volvió hacia él y le respondió serenamente:

-Usted tampoco debe de saber quién soy yo. Yo soy aquel que puede ser atravesado por una espada, sin parpadear siquiera.

Al escuchar esto, el general se inclinó, hizo una reverencia, y se retiró.

Todo es cuestión de tiempo

Un judí­o ortodoxo se acercó al rabino Wolf:

-¡Los bares están llenos, y las personas se pasan la madrugada entera divirtiéndose!

El rabino nada respondió.

-Los bares están llenos, las personas pasan la noche en claro jugando a las cartas, ¿y usted no dice nada?

Es bueno que los bares estén llenos -fue el comentario de Wolf-. Todo el mundo, desde el principio de la creación, siempre ha deseado servir a Dios. El problema es que no todos saben la mejor manera de hacerlo. Intenta ver lo que te parece pecado como si se tratara de una virtud. Estas personas que pasan la noche en claro están aprendiendo a permanecer despiertas y a persistir en algo. Cuando se perfeccionen en eso, todo lo que tendrán que hacer es volverse hacia Dios. ¡Y qué magní­ficos siervos serán ellos entonces!

-Es usted muy optimista -dijo el hombre.

-No se trata de eso -respondió Wolf-. Se trata de entender que cualquier cosa que hacemos, por más absurda que nos parezca, puede conducirnos al camino. Todo es cuestión de tiempo.

La sospecha que transforma al ser humano

El folclore alemán cuenta la historia de un hombre que, al despertar, se dio cuenta de que su hacha habí­a desaparecido. Furioso, pensando que su vecino se la habí­a robado, se pasó el resto del dí­a observándolo.

Vio que tení­a maneras de ladrón, andaba furtivamente como un ladrón y susurraba como un ladrón que pretende esconder su robo. Estaba tan convencido de su sospecha, que decidió entrar en casa, cambiarse de ropa, e ir a la comisarí­a a poner una denuncia.

Nada más entrar, sin embargo, encontró el hacha -que su mujer habí­a colocado en otro lugar. El hombre volvió a salir, examinó nuevamente a su vecino, y comprobó que andaba, hablaba y se comportaba como cualquier persona honesta.

Por que ní£o dou entrevistas?

EN ESPANOL AQUI —> ¿Por qué no doy entrevistas?
_________________________________

Como já devem ter notado, faz tempo que ní£o dou entrevistas quando publico um novo livro. E isso ní£o se deve, de maneira nenhuma, a uma atitude de arrogancia ou desrespeito com jornalistas. Junto com os livreiros e os leitores, eles colaboraram muito para o meu sucesso.

Entí£o por que decidi parar com entrevistas – exceto para alguns amigos, com quem tenho laí§os de gratidí£o ?
Existem várias razoes para isso.

1] as comunidades sociais hoje me permitem chegar diretamente ao leitor, e dizer: “aqui está meu novo tí­tulo, leiam e recomendem se gostarem”. Portanto, a idéia de promover um livro através da mí­dia termina sendo redundante.

2] sempre precisei lutar com a idéia de explicar o que escrevi. Penso que o texto deve ser claro o suficiente.

3] os cadernos de cultura, que floresciam na minha época, terminaram acabando. A mais recente perda foi a Ilustrí­ssima, da Folha de Sí£o Paulo.

4] em virtude disso, surgem perguntas que ní£o tenho a menor paciíªncia para responder, tais como “Explique o seu sucesso” ou “o que faz com seu dinheiro”. Nada que seja relacionado ao processo criativo em si.

Isso ní£o quer de maneira nenhuma dizer que NUNCA dou entrevistas.
Quando vejo um assunto que julgo importante opinar – como, por exemplo, defender o conteúdo livre na internet (Pirateiem tudo que escrevi) – eu estou sempre acessivel.

O mesmo ocorre quando se trata de promover autores que julgo relevantes – como por exemplo Khalil Gibran ou Malba Tahan, que iluminaram minha juventude. Jamais me furto de fazer com que minha palavra seja ouvida quando vejo alguma barbaridade no terreno polí­tico ou cultural.

Só para vocíªs terem uma idéia, meio bilhí£o de pessoas em todo o planeta leram meu texto contra a guerra no Iraque, Obrigado Presidente Bush.
Outro exemplo: quando Tony Blair foi convidado para ser “consultor” das Olimpí­adas do Rio, eu imediatamente me manifestei, e consegui impedir sua presení§a. ((leia aqui)

Esperam que me entendam. Ní£o vou ficar quieto quando precisar falar em alto e bom tom. Quanto ao mais, o que preciso dizer hoje em dia está nos livros ou nas comunidades sociais, que administro pessoalmente.

Paulo

20 seg lectura: Decidiendo el destino ajeno

Malba Tahan cuenta la historia de un hombre que encontró un ángel en el desierto, y le dio agua.

-Soy el ángel de la muerte y he venido a buscarte- dijo el ángel -. Pero como has sido bondadoso, voy a dejarte prestado el Libro del Destino durante cinco minutos. Puedes alterar lo que quieras en él.

El ángel le entregó el libro.
Al hojear sus páginas, el hombre fue leyendo la vida de sus vecinos.
No le gustó lo que vio: “Estas personas no se merecen cosas tan buenas”, pensó. Pluma en mano, se dedicó a empeorar la vida de cada uno de ellos.

Por último, llegó a la página de su destino. Leyó su trágico final y, cuando se disponí­a a cambiarlo, el libro desapareció.
Los cinco minutos ya habí­an concluido.

En ese mismo instante, el ángel se llevó el alma de aquel hombre.

A orillas del rí­o Piedra me senté y lloré (audiolibro )

“¿Por qué rechaza la invitación del Ministerio de Cultura?”

 

ENGLISH: CLICK HERE
PORTUGUES: CLICAR AQUI


___________________

logo_die_welt(Extractos de la entrevista para Die Welt, publicada el 05 de octubre de 2013)

WELT AM SONNTAG: La próxima semana, la feria del libro más grande del mundo abre sus puertas en Frankfurt. Brasil es el invitado de honor. Pero usted, el autor más exitoso del Brasil, no va a asistir. ¿Por qué rechaza la invitación del Ministerio de Cultura?

PAULO COELHO: Estoy en estrecho contacto con muchos autores jóvenes de mi paí­s. Pero cuando se trata de presentar oficialmente la cultura brasileña en general, por desgracia la polí­tica se involucra de una mala manera. La Ministra de Cultura invitó a 70 personas de Brasil para ir a Frankfurt …

WaS: 70 escritores.
PC: Dudo que todos ellos sean escritores profesionales. De los 70 que están invitados, sólo conozco 20, de los otros 50 nunca he oí­do hablar. Es de suponer que son amigos de amigos de amigos. Nepotismo. Lo que más me molesta: Es que HAY una nueva y emocionante escena literaria en Brasil. Pero muchos de estos jóvenes autores no están en la lista.

WaS: ¿Por qué no ejerce su influencia como miembro de la Academia?
PC: Hice mi mejor esfuerzo con el fin de conseguir que vinieran. Sin éxito. Así­ que, en señal de protesta, decidí­ no ir a Frankfurt. Lo que fue una decisión difí­cil por varias razones. Por un lado, porque me invitaron, y yo siempre he querido ser invitado a un evento por mi gobierno. Pero también, porque tengo estrechos lazos con la Feria del Libro de Frankfurt, en especial con su director Jürgen Boos, que no sólo reconoce el difí­cil proceso de transformación del impreso al mundo digital, sino que también lo ha puesto en la agenda de la Feria del Libro. Incluso inició decenas de foros y paneles sobre este tema. NO iré a Frankfurt a pesar de la gran estima que tengo por su feria, porque simplemente no apruebo la forma en que Brasil representa su literatura. Yo no quiero pasar por un Robin Hood Brasileño. Pero no se siente bien ser parte de la delegación oficial Brasileña de la que no conozco ni a la mayorí­a y que excluye a muchos escritores que el público Brasileño conoce, y que representa la nueva cara de la literatura Brasileña.

WaS: Esto claramente le molesta.

PC: Porque es sólo uno de los muchos puntos de crí­tica al actual gobierno Brasileño. He apoyado este gobierno y estoy muy decepcionado por ello. Habí­a una ley que permití­a a las grandes empresas como Volkswagen invertir parte de sus impuestos en el desarrollo cultural. La ley se modificó de tal manera que, ahora la alta costura Brasileña es patrocinada a través de estos impuestos -un sector que no necesita patrocinio en absoluto. Esto es sólo un detalle, pero es sintomático de lo que ocurre a gran escala. Para mí­, el actual gobierno Brasileño es un desastre. Donde quiera que esté, la gente siempre me pregunta qué está mal en mi paí­s. El gobierno hizo grandes promesas y que no ha cumplido. Eso es lo que está mal.

Was: Recientemente, varios cientos de miles de personas en más de 140 ciudades protestaron contra la corrupción, la mala gestión y la desigualdad social. ¿Qué pasa por su mente cuando ve todas esas imágenes de disturbios callejeros en las noticias?
PC: Estoy muy preocupado, particularmente porque parece que no hay un final a la vista. Todo comenzó cuando elevaron las tarifas de los autobuses. Y cuando, después de la Copa Confederaciones, que una nación loca por el fútbol como Brasil admitiera públicamente que tení­amos problemas más acuciantes en nuestro paí­s que la modernización de nuestros estadios de fútbol para el campeonato mundial fue una gran revelación. Sin embargo, todo el mundo estaba sorprendido por el alcance de la ira pública. Porque Brasil ha sido promocionado como el nuevo estado prospero. El problema es que una gran parte de la población no ha sido capaz de beneficiarse de esta prosperidad. La violencia en Rí­o de Janeiro, es un problema enorme. El gobernador se comprometió a encontrar una solución. Pero no ha cumplido su promesa. Sao Paulo no está mejor. No importa dónde se mire, el demonio de la corrupción te mira directamente. En una situación tan tensa, elevar las tarifas de los autobuses parece haber sido la gota que derramó el vaso. La gente responde a ese tipo de cosas. Con mi fundación he estado apoyando a niños desamparados y de escasos recursos en las favelas durante años -sin recibir ninguna ayuda económica o incluso una palabra de reconocimiento por parte del gobierno. Me encuentro en una situación similar a muchos de mis compatriotas Brasileños. Voté por el gobierno de izquierda, por el que tení­a grandes esperanzas. He estado ciego durante mucho tiempo, no querí­a ver lo que estaba mal. Y me atengo a mi crí­tica.

WaS: Bajo estas circunstancias, ¿qué se puede esperar de los campeonatos del mundo el año que viene? El ex jugador estrella Ronaldinho mostró poca simpatí­a por los manifestantes, cuando dijo que el campeonato no era sobre la construcción de hospitales o de calles, sino de estadios.
PC: Eso fue un comentario muy estúpido. Ronaldinho deberí­a mantener la boca cerrada. Por supuesto que los hospitales, las escuelas y sobre todo un sistema de transporte público que funcione bien son mucho más importantes para un paí­s como Brasil que estadios de fútbol. El transporte público sigue siendo un gran problema en Brasil, cuya infraestructura no sólo es mala, sino que está en decadencia total. Sin embargo, no me rindo por completo a la esperanza de que antes de los campeonatos mundiales de fútbol, vamos a llegar a nuestro buen juicio y al buen uso de las inversiones para los campeonatos de tal manera que los Brasileños puedan beneficiarse de ellas, incluso después de los juegos. Aunque lo dudo. He hablado largamente con usted sobre Brasil y de pronto me doy cuenta de que no he pintado una imagen muy positiva de mi paí­s

WaS: ¿Eso es malo?
PC: No, puede mantenerlo así­. Sobre todo porque ya he expresado parte de estas crí­ticas en Facebook y Twitter, aunque en pequeñas dosis, no en gran cantidad como en la conversación que estamos teniendo ahora. Eso es lo bueno de las redes sociales. Si tengo algo que decir, lo digo. No necesito dar largas entrevistas a los periodistas que sólo buscan debilidades y argumentos erróneos y habitan en ellos una y otra vez. Hoy en dí­a, prefiero compartir mis comentarios inmediatamente con mis 8,5 millones de seguidores en Twitter, o mis 12 millones de amigos en Facebook. Al instante. A nivel mundial.

WaS: La revista Forbes lo declaró la segunda personalidad más influyente en Twitter después de Justin Bieber. En Facebook ya tiene más seguidores que Madonna. ¿No es espeluznante tener este número cada vez mayor de devotos en lí­nea esperando que usted dote sus vidas de significado?
PC: No, en absoluto. Me gusta pasar el rato / participar en redes sociales, porque es divertido y me resulta gratificante. Ahora estoy conectado con mis lectores en todo el mundo de una manera que no era posible antes de que surgieran las redes sociales. Déjeme darle un ejemplo: las firmas de libros solí­an ser frustrantes. 200 o 300 personas quedaban felices, porque conseguí­an un autógrafo mí­o. Muchos otros quedaban molestos, porque habí­an hecho la cola en vano y eran enviados a casa con las manos vací­as, ya que no puedo firmar libros por horas y horas.

WaS: Pero enviar mensajes en Twitter y Facebook para sus fans en todos los rincones del mundo, todos los dí­as, puede ser agotador también, ¿no?
PC: No necesito estar en lí­nea todos los dí­as. Y no lo estoy. Usted no tiene que escribir un libro todos los dí­as para ser considerado un escritor, ¿no?

WaS: ¿Qué le dice a sus colegas escritores que consideran que Twitter y los Blogs son una pérdida de tiempo?
PC: Francamente, no entiendo su rechazo. Las redes sociales permiten experimentar nuevas formas de escritura. Escribo diferente, en un blog, a como lo harí­a en una novela o en un tuit o en una publicación en Facebook. En las redes sociales puedo discutir temas que mis lectores o yo consideramos importantes. Eso no significa que todos esos mensajes tienen que convertirse en un libro. Pero a través de estas redes, puedo llegar a una comunidad enorme, a gente que no va a menudo a las librerí­as y apenas se interesa por los libros. Porque piensan que los libros son aburridos. Mi experiencia es la siguiente: Si publico textos en su entorno medial, puedo atraerlos hacia mis libros. No hay que demonizar a estas nuevas formas de comunicación.
También me resulta desconcertante, cuando mis colegas escriben: “El Internet mata la literatura” y luego publican estos textos en lí­nea. Ellos escriben en Internet para quejarse de Internet. Eso es como estar casado y sólo hablar de su esposa para quejarse de ella. Eso no funciona.

WaS: Recientemente sorprendió al mundo editorial con un muy inusual auto-experimento. En su página web, animó a los usuarios a descargar distintos formatos y traducciones de sus propios libros. De forma gratuita. Sin embargo, las ventas de sus libros impresos siguen aumentando a pesar de o a causa de éstas descargas gratuitas lo que provoca una curiosidad entre la industria editorial que está convenientemente ignorada. ¿Por qué nadie lo ha imitado todaví­a?
PC: No tengo una respuesta a eso. Sigo repitiéndome a mí­ mismo: si eres realmente un artista, tu objetivo principal es conseguir que tu trabajo sea conocido.

WaS: Es cierto que usted era un autor de éxito, incluso antes de la llegada de las descargas -que resultó ser una interesante herramienta de marketing para aumentar sus ventas aún más.
PC: Eso es de lo que tanto se habla: Paulo Coelho puede darse el lujo de permitir la descarga gratuita de sus libros, porque ya es famoso. Siempre he estado vehementemente en desacuerdo: “Soy lo que soy hoy en dí­a, porque siempre he tomado riesgos, porque estoy abierto a nuevas ideas” Muchos colegas dicen: “No regalo mis libros a través de Internet” Esto demuestra que han entendido mal la esencia del mundo digital -el compartir nos une. No puedo explicar por qué mis libros impresos se venden mejor hoy que antes de mis ofertas de intercambio de archivos. Pero lo que parece ser es que la mayorí­a de los lectores que descargaron por primera vez un libro de forma gratuita, se sienten después de cierta forma obligados a comprar el libro impreso. Al menos los jóvenes escritores no parecen demasiado pesimistas hacia las redes sociales. Muchos escritores jóvenes Brasileños adoptan estas nuevas oportunidades. Para ellos soy una especie de modelo a seguir. Incluso inventaron un buen apodo para mí­. Me llaman El Mago de los Nerds.

WaS: ¿Es eso un cumplido?
PC: Yo encantado, creo.

 

 

El punto acomodador

3655_coelhoEn uno de mis libros (El Zahir), procuro entender por qué todo el mundo tiene tanto miedo a cambiar. Cuando estaba en pleno proceso de escritura de este texto, cayó en mis manos una extraña entrevista a una mujer que acababa de lanzar un libro sobre -¿adivinan? – el amor.
El periodista le pregunta si la única manera de que el ser humano alcance la felicidad es encontrando a la persona amada. La mujer dice que no:

“El amor cambia, aunque nadie parece entenderlo. La idea de que el amor conduce a la felicidad es una invención moderna, de finales del siglo XVII. Partiendo de esto, aprendemos a creer que el amor debe durar para siempre, y que el matrimonio es el mejor lugar para disfrutarlo. En el pasado no se era tan optimista en lo que respecta a la longevidad de la pasión”.

“Romeo y Julieta no es una historia feliz: es una tragedia. En las últimas décadas ha crecido mucho la expectativa que se ha puesto en el matrimonio como camino para la realización personal. Y la decepción y la insatisfacción han crecido paralelamente”.

Según las prácticas mágicas de los hechiceros del norte de México, siempre hay un acontecimiento en nuestras vidas responsable porque hayamos dejado de progresar. Un trauma, una derrota especialmente amarga, una desilusión amorosa, incluso una victoria mal asimilada, pueden acobardarnos y detenernos. El hechicero, en su proceso de creciente unión con los poderes ocultos, tiene, antes de nada, que librarse de este “punto acomodador”, y para eso debe revisar toda su vida y descubrir dónde se produjo.

Cuando yo era pequeño me peleaba a menudo, y, como era el mayor del grupo, siempre era yo el que les pegaba a los otros chicos. Un dí­a, un primo mí­o me dio una buena paliza, y a partir de entonces empecé a evitar los enfrentamientos fí­sicos, puesto que me parecí­a que nunca más conseguirí­a ganar una pelea. Eso me hizo pasar varias veces por cobarde, al dejarme humillar en presencia de mis amigos o incluso de alguna novia.

Hasta que un dí­a, a los veintidós años, acabé metiéndome sin querer en una pelea en una discoteca de Rí­o de Janeiro. Recibí­ de lo lindo, pero el “punto acomodador” desapareció. Hoy en dí­a no peleo porque es una pésima manera de expresarse; no por culpa de la cobardí­a.

Durante dos años intenté aprender a tocar la guitarra: progresé mucho al principio, hasta que llegó un punto en el que no conseguí­ avanzar más – al descubrir que los otros aprendí­an más rápido que yo, me sentí­ mediocre, y tomé la decisión de no volver a pasar vergüenza, convenciéndome de que aquello ya no me interesaba. Lo mismo me pasó con el billar, el fútbol, el ciclismo: aprendí­a lo suficiente como para hacerlo todo razonablemente bien, pero llegaba un punto del que no conseguí­a pasar.

¿Por qué?
Porque, según lo que nos contaron, llega un determinado momento de nuestras vidas en el que “alcanzamos nuestro lí­mite”. Ya no debemos cambiar más. Ya no conseguimos crecer más. Tanto la profesión como el amor alcanzaron su estadio ideal, y lo mejor es dejarlo todo como está. ¿No es verdad? La verdad es la siguiente: siempre podemos ir más lejos. Amar más, vivir más, arriesgar más.

Jamás la inmovilidad es la mejor de las soluciones. Porque todo a nuestro alrededor cambia (incluso el amor) y tenemos que seguir este ritmo.

Cómo matar un troll

EM PORTUGUES AQUI: Como matar um troll
_______________

BCK8CZUCUAAOHjM

“Y haciendo un látigo de cuerdas, echó a todos fuera” (Juan, 2:15)

1] El Bullying/trolleo sólo le sucede a quienes tienen alguna relevancia. Si estás siendo trolleado, es que estás por encima de la media. ¿No estás de acuerdo? Sólo tienes que ir a cualquier sitio web, abrir una noticia sobre celebridades y leer los comentarios sobre cualquier celebridad – ya sea artista, polí­tico, deportista.

2] El anonimato en Internet es de cobardes. Los trolls son personas con una conducta enfermiza, pero pueden hacer daño a los más débiles.

3] Sólo hay una manera de reaccionar: dejando bien claro que cualquier cosa que escriban sobre ti tendrá consecuencias en el futuro. Tal vez no el mes que viene ni el próximo año, pero algún dí­a van a necesitar tu ayuda.

4] Y, por supuesto, no los vas a ayudar. Porque tienes una lista con los nombres de todos los que pertenecen a la oscuridad.

5] Crea esa lista ahora. Mantenla actualizada. Y de esta manera siempre tendrás la última palabra.

Los trolls no merecen respeto porque ellos no respetan a nadie, y se creen lo máximo porque ingenuamente piensan que están actuando de forma anónima.


NOTAS

Mucha gente podrí­a decir: “eso es venganza!” Nada más equivocado. Tú mereces respeto – y el respeto se gana, no es algo que debes dar por sentado.

Depende de ti luchar contra aquellos que quieren cubrir el mundo de negatividad y oscuridad.

Cuando era joven fui muy trolleado en la escuela. Me atacaban para poder brillar. No tení­a como defenderme, y todo lo que pude hacer fue esperar el momento del contraataque, que siempre llega.

También pude haberme dado por vencido, creer que no valí­a nada. Pero siempre he pensado como “Guerrero de la Luz”, que siempre está siendo puesto a prueba y acepta desafí­os.
En ese momento (debí­a tener unos 16 años) decidí­ crear dos listas. La de personas que me apoyaban y ayudaban (Lista de Luz) y los que insistí­an en humillarme (Lista Negra).

Hoy en dí­a ya no me ocupo de eso, pero en mi oficina exploran sistemáticamente Internet, y anotan los nombres de la lista negra.
En estos últimos diez años, por ejemplo, por lo menos 150 personas que me atacaron han venido a mí­ pidiendo favores. Ellos pensaban que yo habí­a olvidado.
Uno de ellos incluso vino a mí­ por un voto para un puesto en la Academia Brasileña de Letras, de la que soy miembro.

Otros aspirantes a escritores y a músicos, me han pedido apoyo para su trabajo, pero no dudan en hablar mal de mí­ en las comunidades sociales.

Por supuesto, nunca recuerdo quien habla mal, y rara vez leo lo que escriben. Pero antes de hacer cualquier favor consulto a mi oficina. Si el nombre está ahí­, seré muy amable pero le mostraré a la persona lo que dijo, y por lo tanto, que no me considero “a la altura” para hacerle cualquier favor.

Un ejemplo de las entradas más recientes a mi lista negra:
troll

ANEXOS
La Ley de Jante (ESPANOL)
11 Facts about Bullying
A few real life cases young kids committing suicide as a consequence of cyberbullying
 
 
(trad: Karem Molina Escobar )

La obsesión llega y dice:

HERE IN ENGLISH –> Obsession arrives and says:
_____________________________

La obsesión llega y dice:
“A partir de ahora, tu destino me pertenece. Haré que busques cosas que no existen.
“Tu alegrí­a de vivir me pertenece también.
‘Porque tu corazón ya no tendrá paz, porque estoy expulsando al entusiasmo y ocupando su lugar.

“Dejaré que el miedo se esparza por el mundo, y tú siempre estarás aterrorizado, sin saber por qué.
No necesitas saberlo: lo que necesitas es seguir aterrorizado, y así­ alimentar el miedo cada vez más.

“Tu trabajo, que antes era una Ofrenda, está ahora poseí­do por mí­.
Los demás dirán que tú eres un ejemplo, porque te esfuerzas más allá del lí­mite, y tú sonreirás a tu vez y agradecerás el cumplido.
“Pero en tu corazón, yo estaré diciéndote que todo tu trabajo es ahora mí­o, y servirá para apartarte de todo y de todos: de tus amigos, de tu hijo, de ti mismo.
article-2180455-14441868000005DC-133_468x492
“Trabaja más, para que no puedas pensar. Trabaja más de la cuenta, para que dejes de vivir por completo.

“Tu Amor, que antes era la manifestación de la Energí­a Divina, también me pertenece.
‘Y esa persona a la que amas no se podrá apartar un momento siquiera, porque yo estoy en tu alma diciendo: ‘Cuidado, puede irse y no volver’.

“Tu hijo, que antes deberí­a seguir su propio camino en el mundo, ahora pasará a ser mí­o.
‘Así­, haré que lo rodees de cuidados innecesarios, que mates su gusto por la aventura y por el riesgo, que lo hagas sufrir cada vez que él te desagrade o te provoque sentimientos de culpa porque no correspondió a todo lo que tú esperabas de él”.

Por lo tanto, aunque la ansiedad sea parte de la vida, nunca dejes que ella controle tus movimientos.

Si se acercara demasiado, dile: “No me preocupa el dí­a de mañana, porque Dios ya está ahí­, esperándome”.

MANUSCRITO ENCONTRADO EN ACCRA
(en todos los paí­ses de idioma español)
 
 

2013: closing cycles

25aki85

ESPANOL AQUI: CERRANDO CIRCULOS
PORTUGUES AQUI: ENCERRANDO CICLOS
_____________________________

(a version of this article circulates in internet having me as its author. In fact, I did not write it, but I made a few corrections and decided to republish it here)

One always has to know when a stage comes to an end. If we insist on staying longer than the necessary time, we lose the happiness and the meaning of the other stages we have to go through.
Closing cycles, shutting doors, ending chapters – whatever name we give it, what matters is to leave in the past the moments of life that have finished.

Did you lose your job? Has a loving relationship come to an end? Did you leave your parents’ house? Gone to live abroad? Has a long-lasting friendship ended all of a sudden?
You can spend a long time wondering why this has happened.

You can tell yourself you won’t take another step until you find out why certain things that were so important and so solid in your life have turned into dust, just like that.
But such an attitude will be awfully stressing for everyone involved: your parents, your husband or wife, your friends, your children, your sister.
Everyone is finishing chapters, turning over new leaves, getting on with life, and they will all feel bad seeing you at a standstill.

Things pass, and the best we can do is to let them really go away.

That is why it is so important (however painful it may be!) to destroy souvenirs, move, give lots of things away to orphanages, sell or donate the books you have at home.

Everything in this visible world is a manifestation of the invisible world, of what is going on in our hearts – and getting rid of certain memories also means making some room for other memories to take their place.
Let things go. Release them. Detach yourself from them.

Nobody plays this life with marked cards, so sometimes we win and sometimes we lose.
Do not expect anything in return, do not expect your efforts to be appreciated, your genius to be discovered, your love to be understood.

Stop turning on your emotional television to watch the same program over and over again, the one that shows how much you suffered from a certain loss: that is only poisoning you, nothing else.

Nothing is more dangerous than not accepting love relationships that are broken off, work that is promised but there is no starting date, decisions that are always put off waiting for the “ideal moment.”

Before a new chapter is begun, the old one has to be finished: tell yourself that what has passed will never come back.
Remember that there was a time when you could live without that thing or that person – nothing is irreplaceable, a habit is not a need.
This may sound so obvious, it may even be difficult, but it is very important.

Closing cycles. Not because of pride, incapacity or arrogance, but simply because that no longer fits your life.

Shut the door, change the record, clean the house, shake off the dust.

Stop being who you were, and change into who you are.

Como si fuese la primera vez

P1010621


Yo quiero creer que voy a abrir los ojos cada dí­a como si fuese la primera vez. Ver a las personas que me rodean con sorpresa y espanto, alegre por descubrir que están a mi lado compartiendo algo llamado amor, de lo que se habla mucho pero se entiende poco.

Subiré al primer autobús que pase, sin preguntar adónde se dirige, y me bajaré en cuanto vea algo que me llame la atención. Pasaré junto a un mendigo que me pedirá una limosna. Tal vez se la dé, tal vez me parezca que se la va a gastar en bebida y pase de largo -escuchando sus insultos y entendiendo que esta es su manera de comunicarse conmigo-. Veré a alguien que está intentando destruir la cabina telefónica. Tal vez intente impedí­rselo, tal vez entienda que hace eso porque no tiene a nadie con quien conversar al otro lado de la lí­nea y, de esta manera, busca espantar su soledad.

Voy a mirarlo todo y a todos como si fuese la primera vez, sobre todo las pequeñas cosas, a las que ya estoy acostumbrado, de forma que acabe olvidándome de la magia que me rodea: las teclas de mi ordenador, por ejemplo, que se mueven con una energí­a que yo no logro entender; el papel que aparece en la pantalla y que hace mucho tiempo que no se manifiesta de manera fí­sica, aunque yo crea que estoy escribiendo en una hoja en blanco, en la que resulta muy fácil corregir, apenas apretando una tecla. Al lado de la pantalla del ordenador se acumulan algunos papeles que nunca llego a poner en orden por falta de paciencia, pero, si empezara a pensar que esconden novedades, todas estas cartas, notitas, recortes y recibos adquirirí­an vida propia y tendrí­an historias curiosas sobre el pasado y sobre el futuro que contarme. Tantas cosas en el mundo, tantos caminos recorridos, tantas entradas y salidas en mi vida…

Voy a ponerme una camisa que uso muy a menudo y por primera vez voy a prestar atención a su etiqueta, a la manera como fue cosida, y voy a intentar imaginarme las manos que la diseñaron y las máquinas que transformaron este diseño en algo material, visible.

E incluso las cosas a las que estoy acostumbrado -como el arco y las flechas, la taza del desayuno, las botas que se transformaron en una extensión de mis pies de tanto llevarlas- se verán revestidas del misterio del redescubrimiento. Que todo lo que toque mi mano, vean mis ojos o pruebe mi boca sea diferente ahora, aunque haya sido igual durante tantos años. De esta manera, todas ellas dejarán de ser naturaleza muerta, empezarán a transmitirme el secreto de por qué han permanecido tanto tiempo junto a mí­ y manifestarán el milagro del reencuentro con emociones que ya habí­an sido desgastadas por la rutina.

Quiero mirar por primera vez al sol si mañana hace buen tiempo; observar el tiempo nublado si mañana el dí­a es gris. Por encima de mi cabeza existe un cielo del que la humanidad entera, durante millares de años de observación, ya ha dado una serie de explicaciones razonables. Pues me olvidaré de todo lo que he aprendido sobre las estrellas y ellas se transformarán de nuevo en ángeles, o en niños, o en cualquier otra cosa en la que tenga necesidad de creer en un momento dado.

El tiempo y la vida lo fueron transformando todo en algo perfectamente comprensible -y a mí­ me hace falta el misterio, el trueno que es la voz de un dios enfurecido, y no una simple descarga eléctrica que provoca vibraciones en la atmósfera. Yo quiero llenar nuevamente mi vida de fantasí­a, porque un dios enfurecido es mucho más curioso, aterrador e interesante que un fenómeno fí­sico-.

Y, finalmente, que me mire a mí­ mismo como si fuese la primera vez que estuviese en contacto con mi cuerpo y con mi alma. Que mire a esta persona que camina, que siente, que habla como cualquier otra, y que me quede asombrado con sus gestos más simples, como conversar con el cartero, abrir la correspondencia o contemplar a su mujer durmiendo a su lado, preguntándose con quién estará soñando.

Y de esta manera seguiré siendo lo que soy y lo que me gusta ser: una sorpresa permanente para mí­ mismo. Este yo que no fue criado ni por mi padre, ni por mi madre ni por mi escuela, sino por todo aquello que he vivido hasta hoy, que olvidé repentinamente y que estoy descubriendo de nuevo.

Twitcam 21/Jun/2012 (Espanol)

Twitcam 29/05/2012

Twicam, 12 mayo 2012

O empregado inteligente / el empleado inteligente

Na época em uma base aérea na ífrica, o escritor Saint-Exupéry fez uma coleta com seus amigos, pois um empregado marroquino queria voltar í  cidade natal. Conseguiu juntar mil francos.
Um dos pilotos transportou o empregado até Casablanca, e voltou contando o que aconteceu:
“Assim que chegou, foi jantar no melhor restaurante, distribuiu generosas gorjetas, pagou bebidas para todos, comprou bonecas para as crianí§as de sua aldeia. Este homem ní£o tinha o melhor sentido de economia”.
“Ao contrário”, respondeu Saint-Exupéry. “Ele sabia que o melhor investimento do mundo sí£o as pessoas. Gastando assim, conseguiu de novo ganhar o respeito de seus conterrí¢neos, que terminarí£o por lhe dar emprego. Afinal de contas, só um vencedor pode ser tí£o generoso”.
______________________
Estando en una base aérea en el ífrica, el escritor Saint-Exupéry hizo una colecta entre sus amigos para un empleado marroquí­ que querí­a regresar a su ciudad natal. Consiguió reunir mil francos.
Uno de los pilotos transportó al empleado hasta Casablanca, y volvió contando lo sucedido:
-En cuanto llegó, fue a cenar al mejor restaurante, distribuyó generosas propinas, pagó bebidas para todos y compró juguetes para los niños de su aldea. Este hombre no tení­a el menor sentido de la economí­a.
-Al contrario – respondió Saint-Exupéry – Él sabí­a que la mejor inversión en el mundo son las personas. Gastando así­, consiguó ganar nuevamente el respecto de sus coterráneos, que terminarán por darle empleo. Al fin y al cabo, solo un vencedor puede ser tan generoso.

15 min video: Hablando con lectores 30/03/2012

Su amor nunca se les debe ofrecer … (Hafez)


by Hafez

A veces el amor quiere hacernos un gran favor: sostenernos al revés y sacudir todo lo que no tiene sentido fuera.

Tu amor
Jamás deberí­a ser ofrecido a la boca de un extraño,
Solamente a alguien que tenga el valor y la audacia
Para cortar piezas de su alma con un cuchillo
Y luego tejer con ellas un manto
Para protegerte.

Quédate cerca de cualquier sonido que te haga sentir la dicha de estar vivo.

Desde que la felicidad oyó tu nombre, ha estado corriendo através de las calles
tratando de encontrarte.

Desearí­a poder mostrarte cuando estás en la soledad o en la oscuridad, la asombrosa
luz de tu propio ser.

Hay diferentes pozos en tu corazón.
Algunas llenadas con cada buena lluvia,
Otras demasiado profundas para eso.

El miedo es el rincón más barato de la casa. Me gustarí­a verte viviendo en mejores condiciones.

Incluso después de todo este tiempo el sol nunca le dijo a la Tierra “Me perteneces”./

No hay placer sin un tinte de amargura.

(trad: Richard – see comments below)

Twitcam 8 Febrer0 2012 (Espanol

Las señales

minds-under-construction

IN ENGLISH: Finding the signs
 

Podemos pensar que todo lo que la vida nos ofrece mañana es repetir lo que hicimos ayer y hoy. Pero si ponemos atención, nos daremos cuenta de que ningún dí­a es igual a otro.
Cada mañana nos trae una bendición escondida, una bendición que solo sirve para este dí­a, y que no puede ser ni guardada ni desaprovechada. Si no usamos ese milagro hoy, se perderá.

Este milagro está en los detalles de lo cotidiano; es necesario vivir sabiendo que a cada instante tenemos la salida para el problema, la manera de encontrar lo que está faltando, la pista adecuada para la decisión que precisamos tomar para modificar todo nuestro futuro.
Pero ¿cómo tener el coraje para eso? A mi entender, Dios habla con nosotros a través de señales. Es un lenguaje individual, que requiere fe y disciplina para ser totalmente absorbido.

Los monjes del desierto afirmaban que es necesario dejar actuar la mano de los ángeles. Para eso, de vez en cuando hací­an cosas absurdas , como hablar con las flores o reir sin razón. Los alquimistas siguen las “señales de Dios”, pistas que muchas veces no tienen sentido, pero terminan llevando a algún lugar.

“El hombre moderno ha querido eliminar las inseguridades y dudas de su vida; y ha terminado por dejar a su alma muriendo de hambre; el alma se alimenta de misterios” dice el dean de la Catedral de San Francisco.

El negro


Por Rosa Montero
Link para post original> EL PAIS: El Negro

Estamos en el comedor estudiantil de una universidad alemana. Una alumna rubia e inequí­vocamente germana adquiere su bandeja con el menú en el mostrador del autoservicio y luego se sienta en una mesa. Entonces advierte que ha olvidado los cubiertos y vuelve a levantarse para cogerlos.
Al regresar, descubre con estupor que un chico negro, probablemente subsahariano por su aspecto, se ha sentado en su lugar y está comiendo de su bandeja.
De entrada, la muchacha se siente desconcertada y agredida; pero enseguida corrige su pensamiento y supone que el africano no está acostumbrado al sentido de la propiedad privada y de la intimidad del europeo, o incluso que quizá no disponga de dinero suficiente para pagarse la comida, aun siendo ésta barata para el elevado estándar de vida de nuestros ricos paí­ses.
De modo que la chica decide sentarse frente al tipo y sonreí­rle amistosamente. A lo cual el africano contesta con otra blanca sonrisa.
A continuación, la alemana comienza a comer de la bandeja intentando aparentar la mayor normalidad y compartiéndola con exquisita generosidad y cortesí­a con el chico negro. Y así­, él se toma la ensalada, ella apura la sopa, ambos pinchan paritariamente del mismo plato de estofado hasta acabarlo y uno da cuenta del yogur y la otra de la pieza de fruta.
Todo ello trufado de múltiples sonrisas educadas, tí­midas por parte del muchacho, suavemente alentadoras y comprensivas por parte de ella.
Acabado el almuerzo, la alemana se levanta en busca de un café.
Y entonces descubre, en la mesa vecina detrás de ella, su propio abrigo colocado sobre el respaldo de una silla y una bandeja de comida intacta.

Dedico esta historia deliciosa, que además es auténtica, a todos aquellos españoles que, en el fondo, recelan de los inmigrantes y les consideran individuos inferiores. A todas esas personas que, aun bienintencionadas, les observan con condescendencia y paternalismo. Será mejor que nos libremos de los prejuicios o corremos el riesgo de hacer el mismo ridí­culo que la pobre alemana, que creí­a ser el colmo de la civilización mientras el africano, él sí­ inmensamente educado, la dejaba comer de su bandeja y tal vez pensaba: “Pero qué chiflados están los europeos”.