Veinte años después : En el Lago Baikal

La frase es de Pablo Picasso: “Dios es, sobre todo, un artista. Él inventó la jirafa, el elefante, la hormiga. La verdad, Él nunca buscó seguir un estilo – simplemente fue haciendo todo lo que deseaba hacer”.

Nuestra voluntad de andar es la que crea nuestro camino – mientras tanto, cuando empezamos la jornada hacia nuestro sueño, sentimos miedo, como si estuviésemos obligados a hacerlo todo bien.

Al final, si vivimos vidas diferentes, ¿quién fue que inventó los patrones?

Si Dios hizo la jirafa, el elefante y la hormiga y nosotros tratamos de vivir a Su imagen y semejanza, ¿por qué tenemos que seguir un modelo? El modelo algunas veces nos sirve para evitar que repitamos errores estúpidos que ya otros cometieron, pero normalmente es una prisión que nos obliga a hacer siempre lo que todos hacen.

Ser coherente es usar siempre una corbata que combine con las medias y obligarnos a mantener, mañana, las mismas opiniones que tenemos hoy. Y el movimiento del mundo – ¿dónde está?

Siempre que no perjudiques a nadie, cambia de opinión de vez en cuando y cae en contradicciones sin avergonzarte . Tú tienes ese derecho; no importa lo que los otros van a pensar – porque ellos van a pensar de cualquier manera.

Cuando nos decidimos a actuar, ocurren algunos excesos. Tenemos un viejo dicho culinario: “Para hacer una tortilla primero necesitamos romper un huevo”. También es normal que surjan conflictos inesperados.

Aparecerán heridas en el decorrer de estos conflictos. Las heridas pasan: quedan apenas las cicatrices.

Esto es una bendición. Las cicatrices nos acompañarán el resto de nuestras vidas y nos van a ayudar mucho. Si en algún momento – por comodidad o por alguna otra razón – tuviésemos una gran voluntad de volver al pasado, bastará mirar hacia ellas.

Las cicatrices nos mostrarán las marcas de las esposas, nos recordarán los horrores de la prisión y continuaremos caminando hacia adelante.

Por eso, relájate. Deja que el Universo se mueva a tu alrededor y descubre la alegrí­a de ser una sorpresa para ti mismo. ” Dios escogió las cosas locas del mundo para avergonzar a los sabios”, dijo San Paulo.

Un Guerrero de la Luz percibe que ciertos momentos se repiten; con frecuencia él se ve delante de los mismos problemas, y se enfrenta a situaciones que ya habí­a vivido anteriormente.

Entonces se deprime. Comienza a creer que es incapaz de progresar en la vida, ya que lo vivido en el pasado, está ocurriendo nuevamente.

“Ya pasé por esto”, él reclama con su corazón.

“Realmente, tu ya pasaste”, responde el corazón. “Pero nunca ultrapasaste” .

El Guerrero entonces pasa a tener conciencia de que las experiencias repetidas tienen una finalidad: enseñarle lo que todaví­a no aprendió. Él siempre encuentra una solución diferente para cada lucha repetida – y no considera sus faltas como errores, sino como pasos en dirección al encuentro consigo mismo.

Frases sobre errores

Si me engañas una vez, la culpa es tuya. Si me engañas dos veces, la culpa es mí­a. (Anaxágoras)

Si pudiese vivir de nuevo mi vida, cometerí­a los mismos errores – sólo que mucho más temprano. (Tallulah Bankhead)

El camino para el éxito es doblar la tasa de errores. (Thomas Watson)

Mientras no hayas conocido el Infierno, el Paraí­so no será suficiente bueno para ti. (proverbio curdo)

Errar es humano, pero te hace sentir divino! (Mae West)

Hacer lo que es correcto no es el problema; el problema es saber qué es lo correcto. (Lyndon Johnson)

Ni todo lo que resulta cierto es cierto. (David Capistrano)

Prefiero un error que me divierta a un acierto que me entristezca. (William Shakespeare)

© Traducción: Marí­a Angélica La Valle de Uranga

Próximo texto: 07.06.06.

P.S: Caro lector,

En este camino que me está llenando el espí­ritu con experiencias interesantí­simas, uno de los momentos más mágicos es cuando, durante la noche, puedo leer sus cometarios en el blog. Mismo que no pueda responder a todos, quiero que sepan que es muy importante para mi saber que no estoy solo en este camino. Muchas gracias por su soporte y por las palabras e ideas que seguirán grabadas en mí­ corazón.

Paulo Coelho