Niños


Illustration by Ken Crane

¿Qué es la traición?

Caminando por la calle, el profeta preguntaba:
-¿Acaso no somos todos hijos del mismo Padre Eterno?
La multitud asentí­a. Y el profeta continuaba:
-Entonces, ¿por qué traicionamos a nuestro hermano?

Un chico que estaba presente le preguntó a su padre:
-¿Qué es traicionar?
-Es engañar a un compañero para sacar algún provecho.
-¿Y por qué traicionamos a nuestro compañero? -insistió el chico.
-Porque alguien empezó en el pasado y desde entonces nadie ha sabido cómo romper la cadena: o estamos traicionando o alguien nos está traicionando. Así­ siempre.
-Entonces yo no voy a traicionar a nadie -dijo el chico.

Y así­ lo hizo. Creció, recibió muchos golpes en la vida, pero cumplió su promesa.
Sus hijos sufrieron menos y fueron menos castigados por la vida.
Sus nietos ya nada sufrieron.

Detrás de la lluvia

Tras cuatro años de sequí­a, el párroco del pequeño pueblecillo reunió a todo el mundo para realizar una peregrinación a la montaña, donde realizarí­an una oración colectiva rogando el regreso de la lluvia.
Entre el grupo, el párroco se fijó en un chico que iba todo abrigado y con impermeable.

-Pero, ¿te has vuelto loco? -le preguntó-. ¡En esta región hace cinco años que no llueve, y te vas a morir de calor subiendo a la montaña!
-Estoy resfriado, padre. Y si vamos a pedir a Dios que llueva, ¿se imagina cómo va a ser la vuelta? Va a caer una que lo mejor es ir preparado.

En ese preciso momento, se escuchó un gran estruendo en el cielo, y comenzaron a caer las primeras gotas. La fe de un niño fue suficiente para realizar un milagro esperado por millares de personas.